tandem-recortado

Nota de Prensa. Otra semana de promesas sobre movilidad
Sábado, 17 de Septiembre de 2016 08:12

         Si no hubieran pasado 51 semanas viviríamos de forma perpetua en la semana europea de la movilidad que el Ayuntamiento de Murcia celebra por todo lo alto. Una suerte de "semana de la marmota" en la que se suceden eslóganes, banderolas y actividades lúdicas que hacen las delicias de pequeños y mayores, eso sí, sin realizar desplazamientos reales en bicicleta. Da la sensación de que el presupuesto y esfuerzo dedicados a la celebración de estos siete días compensa toda la política relativa a la movilidad sostenible.        

       Además, si dichos esfuerzos son premiados internacionalmente el argumento mediático está servido y, a fuerza de repetirlo, todos asumiremos el grito de ¡Murcia, qué ciclable eres! Lamentablemente, la realidad se impone durante todo el año y en las calles de nuestra ciudad los premios no se traducen en una reducción del tráfico a motor, mayor seguridad para los peatones y ciclistas, ni en mejores transportes públicos entre las pedanías y el centro.

        No obstante, tras los anuncios de peatonalización de 200 metros en Alfonso X y las propuestas de creación de (¿cientos?) kilómetros de carriles bici podría pensarse que el problema de movilidad en Murcia ha quedado resuelto. Nada más lejos de la realidad, antes que la primera piedra de esas infraestructuras veremos la primera multa a personas que circulan en bicicleta precisamente por la ausencia de las mismas, y es que lo único que se va a inaugurar, una vez que que pasen los fastos municipales, es la política sancionadora para desplazamientos en bicicleta en un entorno hostil.          

       Las bicicletas deben circular por la calzada, no obstante, ante el actual diseño urbano y las ventajas colectivas de la utilización de la bicicleta, su criminalización supone priorizar una vez más el uso del automóvil. Las multas a los ciclistas que se ven obligados a circular por las aceras pueden tener dos efectos directos: habrá una parte de usuarios que, ante el riesgo que supone circular por algunas calles de Murcia, abandone la opción de utilizar la bicicleta como medio de transporte volviendo al uso del coche y, por otra parte, el desplazamiento a la calzada de personas sin las habilidades suficientes para sobrevivir en medio del tráfico rodado puede incrementar el número de accidentes.         

        En este contexto, la inversión en oficinas y asesores del ramo no parece modificar el concepto que el Ayuntamiento tiene de movilidad sostenible. No lo entienden porque no lo viven; si un responsable municipal recorriera en bicicleta el trayecto que une la Plaza Circular y las obras del AVE (ya que coge la bici que aprenda varias cosas), o llegara al centro desde cualquier pedanía vecina, comprendería que los parches mediáticos no transforman la violenta e insalubre realidad del tráfico en Murcia y que su política sobre movilidad es la mejor arma disuasoria para la utilización de la bicicleta.        

           No quieren transformar la ciudad en beneficio de la calidad de vida de sus vecinos, quieren adornarla con maniquíes en bicicleta que no estorben a los automóviles mientras los observan satisfechos desde la ventanilla de sus coches oficiales.

 

Share
Última actualización el Domingo, 18 de Septiembre de 2016 21:33
 
Pertenecemos a: CONBICI     

 Entidad adherida a:

COMPROMISO CARRASCOY

 

Colaboramos con: 

Nueva imagen

 

(Si ves alguna incorrección o un enlace roto, gracias por hacernoslo saber a info@murciaenbici.org)

 

Licencia de Creative Commons