Inicio NOTAS DE PRENSA MnB Por qué el sistema de alquiler de bicicletas de Murcia NO se puede considerar un sistema de bicicleta pública

tandem-recortado

Por qué el sistema de alquiler de bicicletas de Murcia NO se puede considerar un sistema de bicicleta pública
Articulos - Notas de prensa
Sábado, 18 de Agosto de 2012 13:18

 

Nota de prensa explicativa de Murcia en Bici sobre el sistema de alquiler de bicicletas del municipio de Murcia.

 

¿Qué es un sistema de bicicleta pública?

 

De acuerdo con la Guía metodológica para la implantación de sistemas de bicicletas públicas en España elaborada por el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), son “sistemas de alquiler o préstamo gratuito de bicicletas en los núcleos urbanos, impulsados generalmente por la administración pública. Se diferencian de los servicios tradicionales de alquiler de bicicletas, más orientados al ocio o el turismo, por el hecho de prestar un servicio de movilidad práctico, rápido y pensado para el uso cotidiano. Se pueden utilizar en trayectos monomodales entre dos puntos o como extensión de un viaje intermodal, principalmente con el transporte público. Debido a estas características, los sistemas de bicicletas públicas se pueden considerar un modo más de transporte público, con la particularidad de que brinda una oferta muy flexible para los trayectos internos del municipio. Desde este punto de vista, muchas ciudades han entendido estos sistemas como un transporte público individual, y así lo han implementado”.

 

 

Así pues, un sistema de bicicleta pública consiste en un grupo de bicicletas que son accesibles a cualquier ciudadano para realizar desplazamientos urbanos a corta distancia y normalmente en cortos periodos de tiempo. Las bicicletas se encuentran almacenadas por grupos en una serie de puntos de la ciudad, de forma que el usuario del servicio puede obtener una bici en una estación, realizar un desplazamiento y depositar la bici en la misma o en otra estación.

 

En estos sistemas, la retirada y devolución de las bicicletas se realiza de forma automática en las estaciones: para retirar una bicicleta, los abonados se identifican ante el sistema en la terminal de la estación, a través de una tarjeta o similar. A partir de este momento disponen de un periodo de tiempo limitado en el que pueden utilizar la bicicleta de forma gratuita. Transcurrido el periodo inicial (normalmente, 30 minutos), el coste del servicio aumenta. Por ejemplo, en el sistema de bicicleta pública de Barcelona, a partir de los primeros 30 minutos se cobra 50 céntimos de euro por cada media hora adicional hasta un máximo de 2 horas, a partir de las que se penaliza al usuario con 3 euros/hora. Si se sobrepasa las 24 horas desde el momento de retirada de la bicicleta se cargará en la tarjeta de crédito asociada a la cuenta Bicing una multa de 150 euros.

 

¿Qué beneficios tienen estos sistemas?

¿Lo cumple el servicio de alquiler implantado en Murcia?

Permite disponer de una nueva opción de transporte urbano rápido, flexible y práctico.

No. El sistema de Murcia no constituye una opción más de transporte público urbano. Es un servicio que subvenciona el alquiler de bicicletas a largo plazo.

Es un nuevo medio de transporte público, y está específicamente diseñado para ello: no permite su uso con otros fines (ocio, turístico, etc.)

No. El uso que se hace de cada bicicleta pública depende únicamente del arrendatario, así como el grado de utilización (habitual, esporádica)

Se adecua a las necesidades de muchos tipos de usuarios y satisface una amplia tipología de desplazamientos.

No. Las bicicletas públicas de Murcia no están situadas en la calle ni disponibles en puntos clave para uso inmediato.

No hay un límite al número de usuarios del sistema. Cualquier ciudadano puede abonarse y disfrutar de este servicio público. Todos los abonados tienen a su disposición toda la flota de bicicletas públicas. El número total de usuarios supera el número de bicicletas. (190.000 usuarios por 6000 bicicletas en Barcelona).

No. Dado el modelo de alquiler a largo plazo, el servicio limita el número máximo de usuarios al número de bicicletas disponibles. Puesto que las 180 bicicletas disponibles en Murcia ya están alquiladas y todas por un año, no todos los ciudadanos pueden acceder a este servicio (sólo los primeros 180 que lo solicitaron).

Se garantiza la disponibilidad de bicicletas al servicio de los usuarios, con una buena gestión del servicio (traslado de bicicletas de unos puntos a otros). Como cada uso del servicio tiene una duración limitada, las bicicletas van continuamente quedando disponibles para otros abonados.

No. En Murcia, ya no existe disponibilidad de bicicletas públicas hasta el año próximo. Aunque haya ampliaciones en el número de bicicletas, el modelo “una bicicleta por usuario” es económicamente inviable para conseguir que siempre haya bicicletas disponibles para nuevos usuarios.

Su coste global es menor comparado con otros medios de transporte público.

No. El coste del servicio de alquiler al erario público es alto, teniendo en cuenta que actualmente sólo 4 de cada 10.000 habitantes del municipio podría beneficiarse de él.

En ciudades con poca cultura de la bicicleta, se convierte en un catalizador para hacer que el uso de la bicicleta sea aceptado como un medio de transporte habitual.

No. Las bicicletas públicas apenas son visibles y no forman parte de la fisionomía de la ciudad de una manera directa.

Es una medida eficaz para promocionar el uso de la bicicleta en la ciudad como un medio de transporte cotidiano, siempre que se apliquen medidas complementarias que contribuyan a la seguridad y comodidad del ciclista.

No. Las medidas complementarias no se están aplicando. Murcia en Bici lleva reclamando desde hace más de siete años que la intervención sea global en base a un Plan de Movilidad Urbana Sostenible y un Plan Director de la Bicicleta.

Van acompañados de las infraestructuras ciclistas y otras medidas necesarias para acrecentar la seguridad en la circulación de los ciclistas.

No. En Murcia, no existen dichas infraestructuras (red de vías ciclistas coherente, etc.) ni las condiciones necesarias para que las bicicletas circulen de forma segura.

Se desarrollan sobre un marco legal que ordena las normas de circulación de bicicletas en el municipio, estableciendo los espacios urbanos en los que está permitido circular, en qué condiciones, etc.

No. En Murcia, no existe a día de hoy una ordenanza municipal que establezca claramente las normas de convivencia de la bicicleta con el peatón y el resto de vehículos.

Contribuye al uso del transporte público en los desplazamientos multimodales interurbanos, al permitir que éstos se realicen de forma óptima gracias a la complementariedad del trayecto en bicicleta.

No. El servicio de alquiler de Murcia no posibilita la conexión de otros medios de transporte público interurbano (cercanías, autobús) con la bicicleta.

Emplazan las estaciones estratégicamente en aquellos lugares que atraen un gran número de personas.

No. Los puntos de alquiler dependen de donde están situadas las tiendas de bicicletas adheridas al servicio.

Favorece la intermodalidad mediante la integración de sistemas de bicicleta pública con otros sistemas de transporte público. Esta intermodalidad se optimiza con las tarjetas que integran los diversos servicios de movilidad (tren cercanías, autobús regional, autobús urbano, alquiler de bicicletas) ya funciona en comunidades autónomas como Asturias.

No existe ninguna integración con otros medios de transporte ni favorece la intermodalidad.

Optimiza el uso del espacio público. En Lyon (Francia), por ejemplo, 5 aparcamientos de bicicletas (media de 15 usuarios/día) sustituyen a una plaza de aparcamiento de coche (6 usuarios/día de media). (Fuente: Grand Lyon).

Este sistema no influye en el espacio público ya que las bicicletas se encuentran fuera del mismo.

Optimiza la inversión realizada en la flota de bicicletas. Una bicicleta pública puede estar en continuo uso por parte de diferentes usuarios del servicio, alcanzando una buena relación coste/prestaciones (euros/km.recorridos).

No. Nada impide a los arrendatarios que el uso de las bicicletas públicas sea esporádico o nulo. Incluso para los que la usen a diario, la bicicleta pasará aparcada la mayor parte del tiempo, sin poder ser utilizada por nadie más.

La seguridad de circulación se incrementa para todos los ciclistas gracias al aumento del número de usuarios (efecto masa crítica) en la calzada.

No. Tan sólo se benefician del sistema 180 personas, así que el aumento en el número de usuarios es ínfimo.

Fortalece la identidad local, ya que los sistemas de bicicletas públicas pueden convertirse en una parte del paisaje urbano muy bien aceptado y ofrecen una imagen y un atractivo particular distintivo de la ciudad.

No, ya que las bicicletas no están en lugares muy visibles de la vía pública.

Crea oportunidades de empleo. Algunos sistemas han priorizado la responsabilidad social contratando empresas de inserción laboral que se pueden ocupar del mantenimiento (como es el caso de Tarrasa).

Este sistema involucra a las tiendas de bicicletas tradicionales creando una pequeña red, lo cual es beneficioso para la economía local. No obstante, existen otras formas más rentables para fomentar negocios relacionados con la bici, como por ejemplo que el ayuntamiento compre una flota de bicicletas para su personal, que se ponga en marcha una unidad de policía municipal en bici, y las tiendas vendan las bicis corporativas y se encarguen de su mantenimiento.

 

Sobre el contexto en el que se enmarca el servicio actual de alquiler de bicicletas:

 

- El Plan Director para el uso de la Bicicleta en Murcia propone la implantación de un sistema de alquiler de bicicletas públicas automático. El 1 de abril de 2009, el Ayuntamiento anunció la puesta en marcha de dicho sistema de bici pública automático, similar al que ya existe en otras capitales españolas como Barcelona o Sevilla. Sin embargo, tras salir a concurso público la concesión de la instalación, gestión y mantenimiento de este sistema, no se presentó ninguna empresa, y la concesión quedó desierta, probablemente porque el presupuesto del que dispuso el Ayuntamiento de Murcia para aquel pliego de condiciones estaba muy por debajo de los precios de mercado. Como resultado, se ideó el actual servicio de alquiler, que no sistema de bicicleta pública, ante la necesidad de gastar la subvención concedida por el ARGEM.

 

Algunas conclusiones:

 

Este servicio de alquiler no constituye un medio de transporte público: Se puede alquilar una bici para llevársela a la playa en el verano, o usarla sólo los fines de semana para pasear por la mota del río, o no usarla en absoluto. Esto significa que el Ayuntamiento realiza una inversión de dinero público en un objeto que puede perfectamente ir a parar a un garaje particular, y estar el 99% de los días del año sin ningún uso, lo cual no sólo es un desaprovechamiento de un servicio público, sino que también limita el acceso a este servicio por parte de otros posibles usuarios/as (pues el número de bicis puestas a disposición pública es reducido).

 

No se puede utilizar la bicicleta como extensión a cualquier tipo de viaje intermodal. No es posible una combinación con otro medio de transporte público o privado en el que el trayecto inicial no sea la bici (tren+bici, bus+bici, coche hasta aparcamiento disuasorio+bici). Ni tampoco realizar trayectos en un sentido que no impliquen necesariamente el retorno al origen (ejemplo: voy al trabajo en bici pero a la vuelta a vecescomparto coche con mi compañero).

 

Ejemplo de lo que permitiría un verdadero sistema de bicicleta pública en Murcia:

 

Fuensanta se desplaza de Torreagüera al Hospital Virgen de la Arrixaca, donde trabaja, realiza el recorrido hasta Murcia en autobús (rápido y barato) hasta el centro, y allí con una sencilla tarjeta (la misma que ha utilizado para el autobús) retira una bici, para hacer un recorrido hasta la parada del autobús que va a El Palmar, o incluso llega en bici hasta el centro hospitalario donde la deposita, estando ya disponible en ese mismo momento para otro usuario/a.

 

Pedro vive en Lorca pero trabaja en Murcia: realiza el desplazamiento en tren y en la puerta de la estación alquila una bici hasta el centro, donde está su trabajo, todo ello con la misma tarjeta.

 

Cristina vive en Puente Tocinos y estudia en el Campus de Espinardo. Camina desde su casa hasta el punto de alquiler de la Calle Mayor, donde coge una bici hasta la Plaza Juan XXIII, y allí la deposita para luego montarse en la Línea 1 del tranvía que le lleva a la Universidad.

 

Andrés vive en Archena y trabaja en Murcia, realiza el trayecto en coche hasta las afueras de la ciudad donde deja su vehículo privado en un aparcamiento disuasorio, y allí mismo dispone de un punto del sistema de bicicletas públicas para llegar hasta su trabajo en el centro.

 

Paco vive en el casco urbano de la ciudad de Murcia en la zona de La Flota y trabaja en el centro. Normalmente se mueve andando, pero hoy tiene que hacer una gestión en Ronda Sur, para ello utiliza una bici en una estación situada al lado de su casa junto a una parada de bus (donde paran 5 líneas) y la deja en otra que está situada en los juzgados de Ronda Sur (y es útil para ir a los juzgados, al instituto, al colegio de educación especial, a los hipermercados, etc.).

 

ANEXO

Conclusiones II Jornadas Bicicletas Publicas celebradas en Sevilla los días 12 y 13 de marzo de 2009.

 

1.¿Qué características básicas/mínimas debe poseer un sistema de bicis públicas desde el punto de vista del usuario?

¿Es cualquier sistema de bicis de alquiler un sistema de bicicletas públicas?

 

Calidad y comodidad a precio asequible.

Llegar a los atractores principales de viajes de la ciudad y los barrios.

Participación de la Administración Pública (incluyendo subvenciones como a cualquier Transporte Público.)

Resumiendo: FIABILIDAD (como cualquier Transporte Público).

Se considera esencial para su éxito una red de carriles-bici.

Se reivindica la consideración de la Bicicleta Pública como un Transporte Público más.

 

2. ¿Cuales son las sinergias entre la bicicleta pública y el transporte público convencional?

 

La bici pública es un complemento al TP convencional.

La INTERMODALIDAD es uno de los usos mas evidentes y característicos de la BP.

Necesidad de favorecer también la intermodalidad con la bici privada: tren/metro+bici,consignas bici.

 

Share
Última actualización el Lunes, 21 de Julio de 2014 23:53
 
Pertenecemos a: CONBICI    Entidad adherida a: COMPROMISO CARRASCOY 

 

Colaboramos con: 

Nueva imagen

 

(Si ves alguna incorrección o un enlace roto, gracias por hacernoslo saber a info@murciaenbici.org)

 

Licencia de Creative Commons